N O T I C I A S:

Alejandro Toledo: ¿Qué pasos se seguirán para su extradición?

martes, 14 de febrero de 2017

El Ministerio Público develó ayer cuál será la estrategia que se planteará para que el ex presidente Alejandro Toledo retorne al Perú, con el objetivo de que responda por la presunta coima de US$20 millones, pagada por Odebrecht, por la adjudicación de los tramos II y III de la carretera Interoceánica Sur.
"Desde el punto de vista judicial se ha optado por el tema de la extradición, previo arresto provisorio [...] puede haber otros caminos [como la deportación] también", dijo Pablo Sánchez, tras aseverar que se enviará a las autoridades judiciales de Estados Unidos el informe adicional que pidió para avanzar con el proceso.
Hasta donde se conoce, el líder de Perú Posible, sobre quien pesa un mandato de prisión preventiva por 18 meses por orden del juez Richard Concepción Carhuancho, se encuentra en San Francisco, California.
No obstante, también se ha mencionado que Alejandro Toledo tuvo la intención de viajar a Israel el pasado sábado, por lo que hay interés por parte de la justicia peruana en que el proceso se realice de manera ágil pero, sobre todo, correcta. ¿Qué pasos deberá seguir la justicia peruana para llevar a cabo su estrategia?
1. El cuadernillo
El tratado de extradición entre Perú y Estados Unidos, que rige desde el año 2002, da cuenta de que las autoridades judiciales peruanas deben elaborar un cuaderno de extradición, el mismo que será dirigido al Departamento de Justicia de EE.UU. en un plazo no mayor a 60 días.
El encargado de elaborar dicho folio será el juez Richard Concepción Carhuancho, magistrado encargado del caso, a solicitud del fiscal anticorrupción Hamilton Castro.
El representante del Ministerio Público deberá pedir que se incluyan los requerimientos establecidos en el trato, como resoluciones, actuados que den cuenta de responsabilidad por parte de Alejandro Toledo y la especificación del tipo de delito que debe existir en ambos países.
“Existe [la tipificación de] lavado de activos allá, el problema es el tráfico de influencias. Es un tema complicado”, dijo Yván Montoya, ex jefe de la Unidad de Extradiciones de la Procuraduría Anticorrupción, a El Comercio.
2. Revisión y evaluación
Una vez terminado el trabajo del juez Concepción Carhuancho, este deberá enviar el cuadernillo a la Corte Suprema. Esta instancia convocará a una audiencia en la que también participará la defensa de Alejandro Toledo.
En diálogo con este Diario, el abogado penalista Luis Lamas Puccio advirtió que tanto en la elaboración del cuadernillo, como en la defensa de este se deberá dejar en claro que se ha hecho uso de argumentos netamente legales, pues podría acusarse una eventual “persecución política”.
“Será importante deslindar del tema político y avocarse únicamente al asunto delictivo. Debe hacerse hincapié en que la solicitud solo debe estar compuesta por argumentos establecidos en el Código Penal y en el tratado bilateral en materia de extradición”, señaló.
Según Montoya, la audiencia en la Corte Suprema es un “último filtro” —de índole estrictamente judicial en el Perú— que se deberá pasar. Además, la audiencia tendrá la finalidad de que Alejandro Toledo pueda ejercer su derecho al debido proceso.
3. Traducción y aprobación en el Consejo de Ministros
En caso el cuadernillo reciba una resolución positiva de la Corte Suprema, el siguiente paso será enviarlo al Ministerio de Justicia, que se encargará de la traducción del documento, en este caso al inglés.
El abogado penalista Carlos Caro advirtió, en conversación con El Comercio, que esta parte del proceso podría tardar.
Una vez finalizada dicha fase, el Consejo de Ministros deberá aprobar el cuadernillo y el pedido de extradición sobre el ex mandatario. “La etapa política es pequeña pero importante”, recalcó Montoya.
Por su lado, Lamas Puccio señaló que, hasta este punto, el papel del Ejecutivo en el caso debe ser lo menos activo posible, pues de lo contrario los procesos posteriores podrían entramparse.
“Además se crean falsas expectativas. Es mejor que el gobierno se mantenga al margen del asunto en pos de que no distorsione el tema”, enfatizó el abogado con miras a la evaluación que realizará la justicia estadounidense.
Una vez emitida la resolución de la aprobación del Consejo de Ministros, se comunica al Ministerio Público y a la cancillería. Esta la envía al Departamento de Justicia de EE.UU. en valija diplomática.
Vale anotar que los tres procesos deberán realizarse, como se adelantó líneas más arriba, en menos de 60 días.
4. En manos de la justicia de EE.UU.
Los documentos remitidos desde nuestro país serán recibidos por el juez federal estadounidense que haya visto el pedido de arresto provisorio sobre Alejandro Toledo.
A través de la cancillería se deberá contratar abogados que representen la causa del Perú en el caso. “Habrá dos instancias. Habrá que esperar. Puede tomar muchos meses, aunque menos de un año”, remarcó Montoya.
En tanto, Lamas Puccio y Carlos Caro coincidieron en que la extradición del líder de Perú Posible podría tardar entre seis meses y un año, dependiendo de la cantidad de inconvenientes que se presenten en el camino.
A pesar de la expectativa y el optimismo de los órganos de justicia peruanos, no todos han aplaudido la estrategia de optar por la extradición. Para el ex fiscal superior Avelino Guillén, se debería insistir en la deportación de Alejandro Toledo.
“La posibilidad más efectiva es plantear al gobierno de Estados Unidos la expulsión o la deportación. Esto en razón de la gravedad de los delitos que se le atribuyen [al ex mandatario]. Hay una repercusión mundial muy fuerte”, mencionó en diálogo con Panamericana.
Del mismo modo, Guillén advirtió que si proceda el pedido de extradición, cada vez que se desee ampliar la investigación o cambiar los tipos penales se deberá pedir una autorización a la Corte Suprema de Estados Unidos.
De otro lado, el ex procurador César Azabache ha indicado que la figura que podría reducir plazos es el allanamiento de extradición, que consiste en que en el transcurso del proceso, el propio Alejandro Toledo decida retornar al país por voluntad propia. A través de ello, o no, queda claro que la suerte del ex mandatario ya no se encuentra únicamente en sus manos. (El Comercio)
Comparte este artículo en :
 

© Copyright radioperuinka 2016 | Director General Periodista Julinho Aguirre Soto | |Lima Perú.