N O T I C I A S:

La soledad de Ollanta Humala

domingo, 19 de febrero de 2017

Por: Enrique Patriau
El silencio en la sede del Partido Nacionalista contrasta con el movimiento intenso de jornadas anteriores.
Una gran foto de Ollanta Humala con la banda cruzada sobre el pecho, del día en que asumió la presidencia, recibe a los visitantes. Es una casa de dos pisos. Unas ocho personas atienden las cosas básicas del día a día. Son voluntarios.
A veces va Humala. A Nadine Heredia no se le ve. El nacionalismo es, apenas, una sombra pálida de esa explosión que llegó a representar en un momento.
Ex compañeros de ruta del ex presidente observan, con cierta pena, lo que ocurre hoy con quien fuera su líder político, investigado por presunto lavado de activos (junto a Heredia) y con su gestión bajo sospecha por el caso Lava Jato (el viernes acudió a la Fiscalía en calidad de testigo para declarar sobre el caso del Gasoducto Sur Peruano).
"Estoy distanciado ideológicamente, y también del propio partido", dice Sergio Tejada, hoy embarcado en un nuevo proyecto.
Tejada renunció al nacionalismo en enero de 2015, en el contexto en que se discutía la llamada "ley pulpín" que recortaba derechos laborales para los más jóvenes.
Claro, las discrepancias venían de más atrás.
Lo que más le cuestiona Tejada a Humala es que "nunca apostó por construir un partido", ni siquiera cuando las condiciones eran favorables.
Ese impulso popular se ha diluido hasta la irrelevancia.
El Partido Nacionalista se retiró de las elecciones generales del año pasado ante el temor de no superar la valla. Según la ley, si un partido no participa en dos procesos consecutivos, pierde su inscripción. Se le ha corrido consulta al Jurado Nacional de Elecciones para saber si existe la obligación de competir en los comicios regionales del mes de octubre.
Al parecer, se quisiera probar suerte recién en el 2021, mientras se intenta recuperar algo de fuerza, lo que por el momento se antoja complicado con un Humala bastante más preocupado en sus apuros con la justicia.
Así, Humala enfrenta este difícil momento con un partido inscrito aunque anémico. Casi sin defensa política, salvo por apariciones esporádicas de nacionalistas que, si bien se mantienen leales, carecen de mayor peso.
Como en el caso de Alejandro Toledo, otro ex presidente que conoció de multitudes, a Humala no lo defiende casi nadie, salvo su abogado. Y bueno, para eso le paga.

pérdida de tiempo

Daniel Abugattás conoció a Humala en el 2005 y quedó convencido de su discurso, de sus posturas frente a ciertos temas. Esa imagen que se formó, cambió cuando el nacionalismo alcanzó el poder. "Entonces, ese Ollanta Humala que yo vi se fue, desapareció de la realidad", añade.
Abugattás se quedó casi hasta el final del gobierno. Hoy, admite, debió irse antes.
Su excusa para permanecer como parte de un proyecto en el que ya no creía, es que se resistía a perder las esperanzas de que las cosas tomaran el "camino correcto".
Comenta que le costó darse cuenta de la realidad, que acaso lo más fácil hubiese sido "patear el tablero desde un arranque". Ahora se le hace "evidente" que perdió su tiempo "de una manera estúpida".
Tejada y Abugattás conocieron a un Humala en diversas facetas. Han visto muy de cerca a la misma persona transitar por distintas versiones. Y ambos coinciden en algo: se quedan con el candidato, no con el presidente.
"El Humala del año 2006, incluso el de la campaña de 2011 era otra cosa. En el poder rehuía las entrevistas, cedía a las presiones. Fue algo muy diferente a lo que todos esperábamos", señala Tejada. "Mi decepción es absoluta. Eso de la honestidad para hacer la diferencia terminó siendo un cliché más", dice Abugattás.
A pesar del descrédito de Humala, en el local del partido un puñado de personas mantiene la fe. Sobrevivientes de un movimiento que supo de amplias convocatorias y que ahora pelea por no convertirse en una anécdota. 
claves
  • El actual Comité Ejecutivo Nacional del Partido Nacionalista lo integran Ollanta Humala, Nadine Heredia, Fredy Otárola, Agustín Molina y Cynthya Montes.
  • Según fuentes del partido, el número de militantes llegaría a los 230 mil, inscritos de manera oficial en los padrones. De ese total, no se sabe con certeza cuántos podrían seguir activos dentro de la organización. (Diario La República)
Fotos: Virgilio Grajeda
Comparte este artículo en :
 

© Copyright radioperuinka 2016 | Director General Periodista Julinho Aguirre Soto | |Lima Perú.