N O T I C I A S:

Muestra de muestras. Exposición de artes integradas

lunes, 27 de febrero de 2017

Muestra de muestras es una exposición que ofrece una mirada a los resultados del Taller de Artes Integradas conducido por la artista y educadora Angie Bonino en la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú (Ensabap).
Las exploraciones de estos estudiantes dan cuenta de la apuesta de la Ensabap por pensarse a sí misma de cara al futuro y preguntarse por la formación y herramientas que se debe brindar a los estudiantes de hoy para que puedan desarrollar su creatividad e interpelarnos como público por medio de su arte —una cuestión fundamental para toda institución educativa y, por extensión, vital para toda escena artística—.
No todos los proyectos tienen el mismo nivel de resultados y en ciertas obras se hacen patentes las limitaciones de recursos económicos, pero aquí la imaginación busca compensar esas carencias (queda pendiente que el Estado asuma la necesidad de apoyar decididamente las artes como núcleo duro del trabajo creativo, sobre todo si pretende que exista innovación emprendedora en otros ámbitos).
Los trabajos, agrupados en cuatro ejes, abordan mayormente las condiciones que definen nuestros desafíos comunes. Por ejemplo, “Fólder institucional”, de Carmen Vicente, afronta el acoso de género. La artista presenta la documentación de una performance basada en la campaña electoral de un partido político ficticio centrado en ese tipo de acoso dentro del ámbito de la política. Testimonios de distintas mujeres involucradas (como regidoras y congresistas) que han sido atacadas por sus pares masculinos basándose en estereotipos sexistas son usados para exponer este aborrecible comportamiento.
El proyecto de Pedro Antonio aborda las relaciones erótico-románticas en la comunidad homosexual. El artista exhibe en una vitrina muestras de laboratorio de fluidos corporales (sudor, sangre, lágrimas, semen), diagramas, anotaciones, etc., y presenta una serie de cuadros hechos de resina, mezclada con sangre y semen portadores de VIH, articulando la estética del informalismo pero abriendo sus significados, no a la introspección, sino a un universo político y social alrededor de la sexualidad, la represión, el estigma y la libertad.
Esta estética ‘científica’ también está presente en la obra de Nuria LaM. Sus ‘macrocélulas’ simulan ser muestras de microscopio a gran escala, para aludir a las relaciones entre interior y exterior. La obra se desliza entre las referencias científicas y las referencias arte-históricas: las imágenes de los mundos invisibles de la naturaleza y las de la imaginación del arte abstracto.
Alexandra Ladd también recurre a la vitrina como un dispositivo de organización visual en “La estratagema de la bruja”. Sin embargo, el universo referencial de la constelación de elementos de la artista no es científico, sino alquímico-mágico. Una serie de muestras de plantas, semillas, cristales, sales y cartas conjuran un mundo místico de otros tiempos.
“Día del cobrador”, de Damaris Paredes, resulta especialmente interesante. La artista se inventa esta celebración para homenajear a los trabajadores del transporte público, generando una dinámica participativa con el público y los transportistas dentro de los autobuses. El registro en video da cuenta de una situación que simultáneamente supone un disloque con la realidad cotidiana a la vez que una forma de involucrarse intensamente con ella. A la par, la obra señala las precarias condiciones laborales de los transportistas y las del servicio de transporte público que reciben los usuarios.
Entre otros trabajos, puede también mencionarse la obra de Jorge Bautista, una suerte de reedición del Nouveau réalisme. Su videoinstalación de circuito cerrado “Dios ahora”, cuyo suave vaivén rompe su reflejo infinito dándole gran vitalidad, es particularmente interesante.
Aunque se presenta como un proyecto individual en el primer piso, “Tiempos ácidos cuerpos básicos”, de Issy Barsallo, también surge dentro del Taller de Artes Integradas. La sofisticada instalación de Barsallo gira en torno a las relaciones entre la agroindustria, la alimentación y la salud. La pieza central —una suerte de cocina— destaca por el cuidado trabajo de talla y dibujo en conjunción con los hologramas.
Es necesario resaltar la labor de Angie Bonino y la de los estudiantes que acogieron el reto de su taller, y decidieron explorar más allá de los campos disciplinarios y del confort que ofrece lo conocido. Sin esa actitud, el campo artístico sería tan emocionante como un cementerio.

Más información
Sala Raúl Porras Barrenechea
Dirección: av. Larco 770, Miraflores
(Diario El Comercio)
Comparte este artículo en :
 

© Copyright radioperuinka 2016 | Director General Periodista Julinho Aguirre Soto | |Lima Perú.