N O T I C I A S:

OPINIÓN. Mirar bajo el agua, por Mirko Lauer

miércoles, 22 de febrero de 2017

Mirar bajo el agua, por Mirko Lauer (Diario La República)
El descubrimiento de un par de continentes sumergidos, uno en el Pacífico Sur y otro en el Océano Índico, invita a pensar en qué está sucediendo con la institución partidaria en el Perú de estos tiempos. La teoría más fácil de sostener es que solo existen realmente en tiempos electorales, como máquinas efectistas para el acopio de votos.
Se podría sostener que los partidos democráticos son justo eso. ¿Entonces por qué se repite tanto que los del Perú están en crisis, o incluso desapareciendo? La idea surgió cuando en los años 80 empezaron a ganar parte de las elecciones independientes, outsiders, y otras formas de existencia política no convencional, entendida como no partidaria.
Cuando la política electoral se desentendió de la ideología, se separó también de las lealtades permanentes. Administrar una organización sin elecciones a la vista empezó a ser visto cada vez más como un esfuerzo inútil, ya que no parecía dar una ventaja real sobre el independiente recién llegado a la competencia.
Con lo cual en el mejor de los casos el partido se vuelve las autoridades que este ha logrado hacer elegir (Congreso, regiones, municipios). El resto queda, por decirlo de alguna manera, bajo el agua, como Zelanda y los restos de Gondwana. Cuando el JNE vuelve a convocar al membrete partidario, este rara vez reaparece con la misma forma o dimensión.
Incluso organizaciones que dan la impresión de haber crecido como partidos son una ilusión óptica electoral. Fuerza Popular es sobre todo la exitosa alianza de una candidata eficaz con numerosos cacicazgos locales. Algo parecido puede decirse del Frente Amplio. Peruanos por el Kambio es una suerte de indisciplinada leva electoral de última hora.
No son, pues, continentes sumergidos mientras tanto, sino puntas de icebergs algo derretidos. Si hay algún continente bajo el agua, ese es el pulso de creciente descreimiento que se va acelerando con la crisis actual de acusaciones cruzadas. Algo parecido a lo que está pasando con la economía, probablemente está sucediendo con las lealtades electorales al sistema.
Podrá decirse que las próximas elecciones generales están demasiado lejos. Pero no olvidemos que el escándalo recién estalla, y que se va a prolongar por un buen tiempo. Además la crisis de inoperancia de los partidos lo precede todo.
Comparte este artículo en :
 

© Copyright radioperuinka 2016 | Director General Periodista Julinho Aguirre Soto | |Lima Perú.