N O T I C I A S:

OPINIÓN. No vayaaan, por Patricia Del Río

jueves, 16 de febrero de 2017

No vayaaan, por Patricia Del Río (Diario El Comercio)


Una polémica que parece no tener fin se ha desatado entre el Congreso de la República y el Ministerio Público por las investigaciones derivadas del Caso Lava Jato. Los congresistas apristas y fujimoristas, principalmente, exigen que el fiscal Hamilton Castro acuda al Parlamento para dar cuenta del avance de las investigaciones a las empresas brasileñas que sobornaron funcionarios peruanos. El objetivo de esta citación, según explican los padres de la patria, es ejercer un control sobre el trabajo de fiscalía, y asegurarse de que no le estén dando demasiada ventaja a las empresas corruptas.
El Ministerio Público, por su parte, se niega rotundamente a darle permiso a Castro para que acuda a la cita. Como lo ha señalado el fiscal de la Nación Pablo Sánchez, en varias ocasiones, lo que busca con esta negativa es proteger a su gente de la malacrianza de algunos congresistas destemplados que no parecen haber leído nunca un manual de Frieda Holler pero, sobre todo, está cumpliendo con su deber de mantener la investigación en reserva y está velando por que ese acuerdo al que han llegado con los colaboradores eficaces de Odebrecht no se caiga.
Y es que más allá de discusiones sobre independencia de poderes, hay un hecho contundente que nadie puede esconder: el Congreso no es un ente neutral en esta investigación. Ahí hay actualmente representantes de los gobiernos investigados, hay ex ministros ocupando curules, hay amigos y defensores de varios líderes políticos que, tranquilamente, podrían estar buscando viciar la investigación para que todo lo que se está obteniendo gracias a la colaboración de Jorge Barata se considere prueba inválida en un juicio.
No se trata de pensar mal a priori, ni de acusar a nadie de corrupto por adelantado pero, valgan verdades, el Congreso no ha mostrado hasta el momento un interés serio por fiscalizar la corrupción derivada de este caso: ningunearon el informe Pari y no siguieron su línea de investigación. Y, lo que es más grave, seguimos esperando que aprueben una verdadera ley electoral que transparente los recursos privados con los que se financian las campañas electorales.
Una investigación que involucra a lo más alto de nuestra clase política puede convertirse, en el Parlamento, en la excusa perfecta para hacer show, atacar al contrincante y tirarse abajo investigaciones. Así que cuidado, nuestra recomendación a los fiscales es que si los llaman, no vayaaaaan, como diría Melcochita. Defiendan su trabajo con uñas y dientes y háganse totalmente responsables del importante encargo que tienen en sus manos. El Perú está esperando respuestas y sanciones.
Comparte este artículo en :
 

© Copyright radioperuinka 2016 | Director General Periodista Julinho Aguirre Soto | |Lima Perú.