N O T I C I A S:

OPINIÓN. Pandillas de Odebrecht, por Federico Salazar

domingo, 19 de febrero de 2017

 Pandillas de Odebrecht, por Federico Salazar (Diario El Comercio)
“No me metan en la pandilla de los ex presidentes”, dijo el ex presidente Alan García. El telón de fondo es la orden de captura del ex presidente Alejandro Toledo.
Alan García vino de España a declarar sobre el gasoducto sur peruano. Cuando se le preguntó por los sobornos recibidos por altos funcionarios de su gobierno, García dio una respuesta lastimera.
“Me dan ganas de pedirle perdón a la patria por... no haber escrutado el alma de esta gente”. “Me dan ganas” no es igual a “quiero”, de manera que García no ha pedido disculpas de nada.
García no pudo escrutar el alma de su viceministro Jorge Cuba, quien recibió directamente un soborno de Odebrecht. Tampoco pudo escrutar el alma de Jorge Barata, el directivo en el Perú de la organización criminal Odebrecht, quien habría ordenado ese soborno.
Esta empresa delincuente tenía una gerencia global que diseñaba la ruta del dinero de los sobornos para que llegaran a la cuenta que el sobornado elegía (la división de operaciones estructuradas). García tampoco escrutó eso.
El ingenuo ex presidente García se puso el ‘overall’ y el casco de Odebrecht y acompañó al confeso delincuente Barata a inaugurar obras, carreteras, trenes y lo invitó al avión presidencial y muchas veces a Palacio de Gobierno. Pobre señor García, Barata lo timó.
En la Comisión Pari, este delincuente de cuello y corbata afirmó que no pagó sobornos a ningún funcionario. Agregó, además, que no se le hubiera ocurrido sugerirle un soborno al ex presidente García, porque si no él los hubiera sacado a patadas.
La beatificación de García por el delincuente Barata es un mal favor. Sobre todo, porque se produjo cuando Barata estaba negándolo todo.
García tiene antecedentes. En su primer gobierno no escrutó el alma de nadie, tampoco. Las reservas peruanas, por ejemplo, se depositaron en un banco delincuencial llamado BCCI. Los funcionarios del Banco Central fugaron con una coima por haber depositado allí nuestras reservas, contra todo criterio profesional.
En la época del primer gobierno de García, ¿era posible que esos funcionarios hubieran hecho una operación tal sin autorización del jefe político? Muy poco probable.
García tampoco pudo escrutar el alma de su ex ministro Agustín Mantilla, a quien se le encontraron cuentas millonarias en Estados Unidos, que nunca usó y de las que nunca dio explicación. 
El rosario de imputaciones contra García es enorme en relación con su primer gobierno. Sobre su primer gobierno, debe leerse “El Caso García”, de Pedro Cateriano.
Los casos no se pudieron judicializar porque García fue salvado en el Congreso y porque algunos delitos prescribieron. La evidencia de su desequilibrio patrimonial, sin embargo, quedó establecida.
Para su segundo gobierno, la mayoría de electores creyó que Alan García había cambiado. Solo un proceso judicial ayudaría, sin embargo, a determinar claramente si favoreció a Odebrecht u otras empresas a cambio de sobornos. 
No es imposible que Odebrecht haya hecho pagos en favor de Alan García.
Al terminar el gobierno de García, Odebrecht era el principal proveedor del Estado. En ese gobierno la empresa fue exceptuada del SNIP varias veces, tal como sucedió durante el gobierno de Alejandro Toledo (hoy prófugo).
García no pudo escrutar las denuncias que hubo contra Odebrecht en Ecuador y Venezuela, antes de su mandato. Fueron denuncias que el ex presidente de Brasil Lula tuvo que arreglar, no se sabe cómo.
A tal punto habría estafado Odebrecht al inocente García, que la empresa donó un Cristo de fibra de vidrio, que él apadrinó. ¿Eran amigos? ¿Qué dice, entonces, ahora García del delincuente Barata y del jefe de esta organización criminal, Marcelo Odebrecht?
¿Por qué no hay un solo adjetivo de García contra estos criminales o de estos criminales contra García?
Es una pregunta a la que tenemos derecho hasta que toda la información se vea en un proceso judicial.
Comparte este artículo en :
 

© Copyright radioperuinka 2016 | Director General Periodista Julinho Aguirre Soto | |Lima Perú.