N O T I C I A S:

OPINIÓN. Un cierto sopor nacional, por Mirko Lauer

martes, 28 de febrero de 2017

Un cierto sopor nacional, por Mirko Lauer (Diario La República)
Aunque la encuestadora GfK no lo dice, su pregunta sobre aprobación de líderes políticos hoy sin cargos públicos podría estar funcionando como un sondeo sobre futuros beneficiarios de la actual situación política. La respuesta de los consultados es que a todos menos uno les va igual o mejor en medio de la tormenta. Aunque en términos generales es un cuadro de figuras más bien congeladas.
Aunque hay unas pocas excepciones GfK presenta un panorama de poco movimiento de enero a febrero en la opinión pública. Una excepción es Pedro Pablo Kuczynski seis puntos abajo. Otra es Julio Guzmán, siete puntos arriba. Todo lo demás se resuelve por debajo de ese porcentaje. La sensación es que los consultados tienen pocas ganas de opinar sobre personas.
Los líderes políticos cuya aprobación ha subido una ñisca en cuatro semanas son básicamente el elenco que participó en las pasadas elecciones, menos PPK que ganó. Llama la atención que ellos sigan siendo los líderes políticos estándar para la consulta. Obvia señal de que el caso Odebrecht no ha lanzado a nadie realmente nuevo al primer plano.
¿Lo lanzará? Quizás todavía es temprano, en el caso Odebrecht y en el propio proceso político. Sin embargo es verdad sostenida que la situación de estos días podría arrasar con los nombres más conocidos. Pero para una versión del “que se vayan todos” es indispensable que haya una conciencia de quiénes podrían ser los reemplazantes. Eso todavía no asoma.
Hay correas de transmisión del descrédito corruptivo que no necesariamente tienen que ver con acusaciones o investigaciones concretas. La idea de que todos los políticos son iguales, o por lo menos potencialmente iguales, es un factor a tomar en cuenta. Los que están libres del pecado Odebrecht son premiados, pero bastante poco: todavía son sospechosos potenciales.
De otra parte, en estos tiempos de sorpresas ingratas nadie sensato lanzaría una ofensiva política. No es difícil imaginar una elección 2021 con candidatos percibidos como previos o posteriores de una línea no tan imaginaria llamada el escándalo Odebrecht. De modo que los líderes políticos de GfK quizás solo le están cuidando el sitio a alguna otra persona.
¿Todo esto sugiere la espera de un mesías anticorruptivo? Pues sí. Parece que es el tipo de tiempos hacia los que estamos avanzando.
Comparte este artículo en :
 

© Copyright radioperuinka 2016 | Director General Periodista Julinho Aguirre Soto | |Lima Perú.