N O T I C I A S:

OPINIÓN. Solemnidad del Corpus Christi, por Mons. José Luis del Palacio

lunes, 19 de junio de 2017

Solemnidad del Corpus Christi, por Mons. José Luis del Palacio (Diario Expreso)
Queridos hermanos: Estamos en la Solemnidad del Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, el “Corpus Christi”.
¿Qué nos dice las lecturas este domingo? En Deuteronomio nos señala: “Acuérdate de todo el camino que Yahveh tu Dios te ha hecho andar durante estos cuarenta años en el desierto para humillarte, probarte y conocer lo que había en tu corazón: si ibas o no a guardar sus mandamientos…”. Increíble cómo Dios llevó a toda una generación al desierto. ¿Y por qué los llevó? Para que se encuentren con Él, y para probar qué es lo que hay en el corazón del hombre. Asimismo, para que experimenten cómo Dios provee en medio de la incertidumbre, y que el hombre en su razón y en sus fuerzas no puede proveerse de nada, porque Dios nos da todo. A eso nos lleva Dios, al desierto de nuestra vida, donde creemos que todo lo podemos en nuestras fuerzas, pero al final, nuestra insatisfacción nos lleva al sin sentido, al vacío. Es por eso que Dios se hace presente en medio de este desierto, de esta soledad para que experimentemos su amor, que lo cambia todo y nos hace un hombre nuevo. Te alimentó con maná cuando no tenías nada, porque no solo de pan vive el hombre. No solo vive de fiestas humanas y mundanas, sino que vive de toda Palabra que sale de la boca de Dios. Haz la experiencia, escruta La Palabra, encuéntrate con él y verás que la Palabra de Dios te da eternidad, te da felicidad.
En la Segunda Lectura de san Pablo a los Corintios: “La copa de bendición que bendecimos ¿no es acaso comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos ¿no es comunión con el cuerpo de Cristo?”. Hermanos, comer su cuerpo, beber su sangre es trascendernos y que se dé en nosotros una nueva naturaleza, la naturaleza de Cristo. Por eso qué importante es que la eternidad esté en tu corazón, porque el pan es uno y formamos un solo cuerpo, pues todos comemos de un mismo pan, dice san Pablo.
En el Evangelio dice: “Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo les voy a dar, es mi carne para la vida del mundo”.
Discutían entre sí los judíos y decían: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?” Jesús les dijo: “En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre”. ¿Y qué significa vivir para siempre? Es vivir en la eternidad, y lo hacemos cuando rezamos. Entramos en otra orbita, es decir entramos en el amor de Dios, en lo infinito. ¿Cómo se puede entrar en lo infinito? Gritando, rezando.
El Señor quiere darte a saborear el pan eterno, el sustrato con lo que se mantiene el hombre nos lo da la fe. Dios te invita a saciar tu hambre con este banquete de la vida eterna.
Pidamos al cuerpo sacramentado de Cristo nos renueve en la Eucaristía. Ven con tu familia, la Iglesia que es madre, te invita con los brazos abiertos a vivir esta festividad del Corpus Christi. Caminemos en la procesión y pidamos para que Dios cure nuestra incomunicación, nuestro egoísmo, nuestra falta de amor frente al otro.
Ánimo hermanos y que este Espíritu habite en tu corazón y en tu familia. Y en este día del padre, que el Señor bendiga a cada uno y les conceda amar a semejanza de nuestro Padre celestial. Con mi bendición.
Comparte este artículo en :
 

© Copyright radioperuinka 2016 | Director General Periodista Julinho Aguirre Soto | |Lima Perú.